Detonadores

Rizoma.jpg

Rizoma

Micelio.jpeg

El micelio es la parte de los hongos que se desarrolla bajo tierra, es una red extensa de filamentos encargada de sostener su ciclo de vida. Los microorganismos son seres diminutos, visibles para los humanos solamente mediante un microscopio. Hongos y microorganismos transforman la materia orgánica del suelo, son la base de la vida de los ecosistemas forestales. Conocer y entender sus interrelaciones es una plataforma ante una multiplicidad de aproximaciones, no sólo a niveles agroecológicos y constructivos sino a niveles profundos ligados a nuestra propia existencia. /.../ Philip Ross, artista, inventor e investigador, dedicado al diseño de biomateriales, ha estudiado la ingeniería del micelio para entender su comportamiento y explorar sus capacidades como material. Inspirados por su labor hemos iniciado con Sebastián Niño una serie de pruebas con materia orgánica y micelio presentes en uno de nuestros bosques, restablecido hace once años. 

. . .

El siguiente texto corresponde a un fragmento del manifiesto futurista de Luigi Russolo escrito en 1913 y leído por Jaqueline Nova en la conferencia concierto “La música electrónica”, presentada en el instituto Goethe en Bogotá 18.02.1970 y el V festival musical de Medellín. Teatro Pablo Tobón Uribe 27.08.1970. La grabación completa se encuentra en el centro de documentación musical, Biblioteca Nacional de Colombia.

 

“el arte de los ruidos no debe limitarse a un simple intento de reproducción, debemos ampliar y enriquecer el campo sonoro, esto responde a una necesidad de nuestra sensibilidad, se puede notar que todos los compositores evolucionan en dirección a las disonancias más complejas, (canción de Lhasa) partiendo del sonido puro llegan así al ruido. Esta tendencia será cumplida solamente al unir el sonido y el ruido y al sustituir este por aquel. Debemos reemplazar la variedad limitada de los timbres instrumentales de la orquesta por la variedad ilimitada del timbre

de los ruidos obtenidos por mecanismos especiales, cada ruido consiste en sus vibraciones irregulares, un sonido constante regular. En el momento en el que descubramos el principio mecánico por el cual obtengamos un ruido particular podremos graduar su tonalidad de acuerdo a las reglas de la acústica. Podremos por ejemplo aumentar o disminuir su velocidad de rotación en el caso de tratarse de un instrumento giratorio, podremos también aumentar o disminuir el tamaño o el grado de tensión de las diferentes partes, si se trata de un instrumento inmóvil. En el futuro seremos capaces de distinguir 10 mil o 20 mil ruidos diferentes, estos ruidos no debemos solamente imitarlos, sino combinarlos de acuerdo a nuestra imaginación artística...”